Search

Toxicología e higiene industrial

AEROSIL_Toxicology-and-industrial-hygiene

Las sílices amorfas sintéticas se utilizan en una variedad de productos y procesos. Las sílices amorfas sintéticas no producen síntomas tóxicos agudos cuando se administra por vía oral o por vía dérmica. Los estudios de toxicidad muestran que el contacto con sílices amorfas sintéticas no irrita ni los ojos ni la piel.



Se sabe que el contacto crónico con la piel de sílice amorfa sintética tiene el potencial de causar eczema secado o degenerativo. Estas reacciones se pueden prevenir mediante la protección intensiva o el cuidado de la piel. Los datos obtenidos de los exámenes médicos ocupacionales durante décadas de fabricación y uso no muestran ninguna indicación de potencial de sensibilización. No se informó de casos de alergia por contacto. Las sílices amorfas sintéticas no tienen un efecto mutagénico. No se establecieron efectos debido al tratamiento después de la ingesta oral repetida. No se observó ningún efecto teratogénico.




En estudios de inhalación, ninguna de las sílices amorfas sintéticas examinadas condujo a cambios duraderos en el pulmón o al daño progresivo comparable a la silicosis. Los estudios epidemiológicos en trabajadores expuestos a estas sustancias en el largo plazo no mostraron indicios de silicosis.




Los datos disponibles no proporcionan indicaciones de cáncer de pulmón u otras enfermedades respiratorias a largo plazo.




Las sílices amorfas sintéticas se puede manejar de forma segura, teniendo en cuenta las precauciones de higiene industrial y siempre que se respeten los límites de exposición ocupacional aplicables/valores umbrales. En Alemania, los límites de exposición en el centro laboral (AGW) de 4 mg/m3 (fracción de polvo inhalable) no deben superarse. Los límites de exposición ocupacional aplicables en otros países se pueden tomar de las fichas de seguridad. Si estos valores no se pueden garantizar, deben instalarse sistemas de ventilación locales, o se pueden usar máscaras contra el polvo.